Actualmente las empresas viven en constantes y acelerados procesos de innovación y avances tecnológicos, que les facilita llevar a cabo transacciones comerciales, visibilidad en red y comunicación tanto con sus clientes y proveedores como empleados y accionistas. Lo anterior lleva a la necesidad de una presencia conectada globalmente desde su ubicación geográfica y el abastecimiento de consumo de bienes y servicios a partir de distintas ubicaciones alrededor del mundo.

Este complejo conjunto de información relacionada con recursos humanos, materiales, tecnologías y conocimientos interconectados, genera la necesidad de estar abierto al mundo, lo cual crea grandes oportunidades empresariales y, además, grandes retos. Entre el gran número de posibilidades, se destaca la más importante: el acceso a nuevos mercados.

La consecución de objetivos que satisfagan simultáneamente a clientes, empleados y accionistas pone de manifiesto el gran reto de obtener conocimiento del mercado interconectado y la manera óptima de alcanzar los beneficios que éste ofrece, disminuir los costos logísticos y aprovechar las ventajas competitivas con las cuales cuenta la empresa. Para afrontar esta situación, cada vez son mayores los requerimientos de información, generalmente proveniente de diversas fuentes, que permita la realización de procesos de planeación estratégica y monitoreo del mercado, con el fin de contar con bases para la toma de decisiones en la empresa.

Ahora bien, ¿cómo puede un dirigente empresarial gestionar la información disponible, seleccionar la de mayor confiabilidad y plantear los análisis que faciliten la obtención rápida de conocimiento relevante, certero y oportuno? Una propuesta interesante es el informe sectorial, cuyo alcance consiste en la integración del análisis de variables relevantes para las empresas. el cual puede abarcar desde el comportamiento económico nacional, contexto internacional, ventas, condiciones laborales hasta las percepciones de especialistas frente a múltiples aspectos que impactan su entorno, competencia, tecnología, clientes y proveedores.

La profundización en el análisis integrado de la información proveniente del comportamiento económico histórico y presente; aporta ampliamente en la identificación de nichos de mercado adecuados en el futuro. Lo cual se deriva en la posibilidad de aprovechar ventajas competitivas basadas en los factores que otorgan dinamismo a la economía en su conjunto; constituyendo un importante punto de partida para la facilitación de la toma de decisiones estratégicas empresariales.

Información articulada, importante apoyo estratégico

El aprovechamiento de los instrumentos que articulan información relevante, precisa y actualizada, confirma importancia toda vez se generen procesos de planeación de operaciones comerciales que conlleven al aporte del desarrollo de ventajas competitivas que incluyan a cada integrante de la empresa, es decir, dicho conocimiento se sustenta en la capacidad de compartir la información importante, si se realiza de manera conjunta.

Se debe tener en cuenta que la evolución de la empresa debe estar acorde con la tendencia de la evolución de su entorno y el entorno de sus colaboradores y competidores, por lo tanto, es adecuado fijar la reorientación del uso de esta herramienta con el fin de aprovechar al máximo sus posibles aplicaciones en la planeación estratégica organizacional, a través del uso de la información necesaria para todas las organizaciones, generada por indicadores económicos y financieros.

Finalmente, es bueno tener en cuenta que disponer de informes sectoriales contribuye a tener una visión más clara del sector en el que se encuentra la empresa, sus clientes, proveedores, empleados y competidores, siendo una herramienta base para la identificación y orientación a nuevas oportunidades y riesgos del negocio.

Palabras claves: planeación estratégica, toma de decisiones, análisis económico, informe sectorial

Share This